+571 530-0470 - +571 530-1270 | Bogotá.

recomendaciones post-operatorias

La realización de la apendicetomía por laparoscopia en general produce pocas molestias al paciente.

Los principales puntos a tener en cuenta para su cuidado son:

Dieta

En general podrá consumir sus alimentos usuales una semana después de realizada la cirugía. Durante la primera semana se recomienda la restricción de alimentos productores de gas, por lo cual no debe consumir lácteos ni granos. Es frecuente que se presente en los siguientes días algo de estreñimiento, por lo cual se recomienda el consumo de abundantes líquidos, frutas y comidas altas en fibra.

Actividad física

No se recomienda el reposo en cama, por el contrario la técnica laparoscópica permite en general actividad como caminar al día siguiente de la cirugía. Será Ud. mismo quien según su evolución regrese a su actividad laboral normal. Recomendamos no realizar ejercicios fuertes ni manejar por una semana y hasta el control postoperatorio, así como tampoco actividad deportiva por dos semanas o mas según lo indique su médico tratante.

Dolor

El dolor en general se presenta de forma muy leve, más en forma de molestias en las heridas. Recomendamos antinflamatorio por una semana y analgésico regular según la presentación del dolor y según la prescripción de su médico tratante.

Cuidados de las heridas

Se debe retirar los vendajes dos días después de operado, es normal encontrar una pequeña cantidad de sangre oscura en ellos. En adelante las heridas se deberán lavar en la ducha con agua y jabón, no es necesario realizar curaciones especiales.

La aparición de morados alrededor de las heridas es esperado, sin que este evento constituya un motivo de alarma. Recomendamos la colocación de hielo los dos días siguientes a la intervención, intercalándolo en adelante con calor húmedo cada 4 horas, durante 10 a 20 minutos cada vez que se coloque este.

Signos de alarma

Deberá consultar si hay sangrado importante, fiebre (temperatura mayor a 38 grados, dolor excesivo, enrojecimiento alrededor de las heridas, sangre al orinar, vomito después del primer día.

La realización de la colecistectomía por laparoscopia en general produce pocas molestias al paciente. Los principales puntos a tener en cuenta para su cuidado son:

Dieta

En general podrá consumir sus alimentos usuales una semana después de realizada la cirugía. Durante la primera semana se recomienda la restricción de alimentos productores de gas, por lo cual no debe consumir lácteos ni granos. Es frecuente que se presente en los siguientes días algo de estreñimiento, por lo cual se recomienda el consumo de abundantes líquidos, frutas y comidas altas en fibra.

Actividad física

No se recomienda el reposo en cama, por el contrario la técnica laparoscópica permite en general actividad como caminar al día siguiente de la cirugía. Será Ud. mismo quien según su evolución regrese a su actividad laboral normal. Recomendamos no realizar ejercicios fuertes ni manejar por una semana y hasta el control postoperatorio, así como tampoco actividad deportiva por dos semanas o más según se lo indique su médico tratante.

Dolor

El dolor en general se presenta de forma muy leve, más en forma de molestia en las heridas. Recomendamos antinflamatorio por una semana y analgésico regular según la presentación del dolor.

Cuidados de las heridas

Se debe retirar los vendajes dos días después de operado, es normal encontrar una pequeña cantidad de sangre oscura en ellos. En adelante las heridas se deberán lavar en la ducha con agua y jabón, no es necesario realizar curaciones especiales. La aparición de morados alrededor de las heridas es esperada, sin que este evento constituya un motivo de alarma. Recomendamos la colocación de hielo los dos días siguientes a la intervención, intercalándolo en adelante con calor húmedo cada 4 horas, durante 10 a 20 minutos cada vez que se coloque este.

Signos de alarma

Deberá consultar si hay sangrado importante, fiebre (temperatura mayor a 38 grados), dolor excesivo, enrojecimiento alrededor de las heridas, vomito después del primer día, cambios importantes en el color de la orina o materia fecal.

El reparo de la hernia inguinal por laparoscopia en general produce pocas molestias al paciente.

Los principales puntos a tener en cuenta para su cuidado son:

Dieta

No se recomienda ninguna dieta especial. En general podrá consumir sus alimentos usuales el mismo día de realizada la cirugía. Es frecuente que se presente en los siguientes días algo de estreñimiento, por lo cual se recomienda el consumo de abundantes líquidos, frutas y comidas altas en fibra.

Actividad física

No se recomienda el reposo en cama, por el contrario la técnica laparoscópica permite en general actividad como caminar al día siguiente de la cirugía. Será Ud. mismo quien según su evolución regrese a su actividad laboral normal. Recomendamos no realizar ejercicios fuertes ni manejar por una semana y hasta el control postoperatorio, así como tampoco actividad deportiva por dos semanas o más según indique su médico tratante.

Dolor

El dolor en general se presenta de forma muy leve, más en forma de molestia sobre el área donde tenía la hernia y en las heridas. Recomendamos antinflamatorio por una semana y analgésico regular según la presentación del dolor.

Cuidados de las heridas

Se debe retirar los vendajes dos días después de operado, es normal encontrar una pequeña cantidad de sangre oscura en ellos. En adelante las heridas se deberán lavar en la ducha con agua y jabón, no es necesario realizar curaciones especiales.

La aparición de morados alrededor de las heridas o en los genitales, es esperado, sin que este evento constituya un motivo de alarma. Recomendamos la colocación de hielo los dos días siguientes a la intervención, intercalándolo en adelante con calor húmedo cada 4 horas, durante 10 a 20 minutos cada vez que se coloque este.

Es frecuente, sobretodo en pacientes que tenían hernias grandes, la inflamación del área inguinal. Esto desaparecerá en unas semanas y no debe impedir la deambulación temprana ni debe generar un motivo de preocupación.

Signos de alarma

Deberá consultar si hay sangrado importante, fiebre (temperatura mayor a 38 grados, dolor excesivo, enrojecimiento alrededor de las heridas, sangre al orinar, vomito después del primer día.

El reparo de la hernia umbilical en general produce pocas molestias al paciente. Los principales puntos a tener en cuenta para su cuidado son:

Dieta

No se recomienda ninguna dieta especial. En general podrá consumir sus alimentos usuales el mismo día de realizada la cirugía.

Actividad física

No se recomienda el reposo en cama, por el contrario el procedimiento permite en general actividad como caminar al día siguiente de la cirugía. Será Ud. mismo quien según su evolución regrese a su actividad laboral normal. Recomendamos no realizar ejercicios fuertes ni manejar por una semana y hasta el control postoperatorio, así como tampoco actividad deportiva por dos semanas o más según se lo indique el médico tratante.

Dolor

El dolor en general se presenta de forma muy leve, más en forma de molestia sobre el área donde tenía la hernia y en las heridas. Recomendamos antinflamatorio por una semana y analgésico regular según la presentación del dolor.

Cuidados de las heridas

Se debe retirar el vendaje dos días después de operado, es normal encontrar una pequeña cantidad de sangre oscura en el. En adelante la herida se deberá lavar en la ducha con agua y jabón, no es necesario realizar curaciones especiales. La aparición de un morado alrededor de la herida, es esperada, sin que este evento constituya un motivo de alarma. Recomendamos la colocación de hielo los dos siguientes días a la intervención, intercalándolo en adelante con calor húmedo cada 4 horas, durante 10 a 20 minutos cada vez que se coloque este.

Signos de alarma

Deberá consultar si hay sangrado importante, fiebre (temperatura mayor a 38 grados), dolor excesivo, enrojecimiento alrededor de la herida, vomito después del primer día.

La amigdalectomía es un procedimiento quirúrgico que requiere muchos cuidados en el postoperatorio para asegurar una pronta recuperación.

Dieta:

  • No tomar líquidos con pitillo por 2 semanas, únicamente con cuchara.
  • Después de la cirugía, debe tenerse en la nevera un buen abastecimiento de agua, hielo picado, paletas, helados, raspado, gatorade, bon ice, jugos no ácidos y similares. El masticar chicle puede ayudar a mejorar el dolor de garganta en algunos casos.
  • El paciente poco a poco irá asimilando alimentos de más consistencia, como sopas, caldos, compotas, gelatinas, etc. Su consumo debe ser estimulado lo antes posible.
  • El paciente típicamente no recibirá alimentos sólidos sino hasta 1 semana después. Esto no debe generar alarma en los padres.
  • Debe evitarse el consumo de alimentos crocantes durante 3 semanas después de la cirugía. Esto incluye galletas, popcorn, papas fritas, chicharrones y en general pasabocas de “paquete”.

Actividad física:

  • La actividad física debe ser controlada. Durante la primera semana, se recomienda que el paciente no salga de casa, pero tampoco debe permanecer en cama todo el tiempo. El ejercicio físico debe ser restringido durante el primer mes, de modo que debe prohibirse la clase de educación física, natación, deportes de contacto y en general, actividad física fuerte.
  • La incapacidad escolar usualmente es de 7 días, pero cada caso es distinto.
  • El niño NUNCA debe ser dejado solo, durante las dos semanas siguientes al procedimiento.

Dolor:

  • La cirugía puede llegar a ser MUY DOLOROSA. Es necesario que los medicamentos formulados sean administrados al paciente con gran puntualidad y exactitud en las dosis.
  • El dolor puede aparecer en diferentes grados en cada paciente. Algunos pacientes toleran el dolor mejor que otros. El dolor típicamente aumenta hacia el cuarto y quinto días postoperatorios y tiene a desaparecer por completo hacia el final de la segunda semana. El dolor de garganta es la razón por la cual los pacientes dejan de comer por bastantes días. Es absolutamente necesario que se insista al paciente para que tome líquidos abundantes, para evitar la deshidratación.
  • Envolver hielo picado en una toalla y colocarlo en el cuello del paciente puede ayudar a disminuir la inflamación de la garganta.

Signos de alarma:

  • El riesgo de sangrado en el postoperatorio es variable, pero generalmente se acepta que puede ocurrir aproximadamente en el 5% de los pacientes. Este sangrado puede ser tan leve como escupir unas cuantas goticas de sangre, o tan severo como para comprometer la vida del paciente. El sangrado puede presentarse durante la cirugía, en el primer día postoperatorio, o incluso ser tan tardío como en el día 15 después del procedimiento.
  • En caso de sangrado, siempre debe comunicarse con su cirujano en los teléfonos disponibles. Si el sangrado es importante, debe acudir a la Clínica del Country, si las condiciones del paciente lo permiten, o al hospital más cercano, pues es posible que el paciente deba ser llevado a salas de cirugía, para su control adecuado.
  • El uso de algunos medicamentos después de la cirugía puede ser riesgoso. Antes de administrar cualquier medicamento, consúltelo con el cirujano.
  • Puede haber dolor de oído, dolor en la lengua, dolor al tragar e incluso fiebre leve, que no debe ser mayor de 38.2°C.
  • En la garganta se alcanzará a ver una secreción amarillenta durante las dos primeras semanas después de la cirugía. Esto es completamente NORMAL.

La resección de las masas de tejidos blandos en general produce pocas molestias al paciente. Los principales puntos a tener en cuenta para su cuidado son:

Dieta

No se recomienda ninguna dieta especial. En general podrá consumir sus alimentos usuales el mismo día de realizada la cirugía.

Actividad física

No se recomienda el reposo en cama, por el contrario el procedimiento permite en general actividad como caminar el mismo día de la cirugía. Será usted mismo quien según su evolución regrese a su actividad laboral normal. Recomendamos no realizar actividad deportiva por una semana y hasta el control postoperatorio.

Dolor

El dolor en general se presenta de forma muy leve, mas en forma de molestia sobre las heridas. Recomendamos antinflamatorio por una semana y analgésico regular según la presentación del dolor y la prescripción de su médico.

Cuidados de las heridas

Se debe retirar el vendaje dos días después de la cirugía, es normal encontrar una pequeña cantidad de sangre oscura en el. En adelante la herida se deberá lavar en la ducha con agua y jabón, no es necesario realizar curaciones especiales. La aparición de un morado alrededor de la herida, es esperado, sin que este evento constituya un motivo de alarma. Recomendamos la colocación de hielo los dos siguientes días a la intervención, intercalándolo en adelante con calor húmedo cada 4 horas.

Signos de alarma

Deberá consultar si hay sangrado importante, fiebre (temperatura mayor a 38 grados, dolor excesivo, enrojecimiento alrededor de la herida.