+571 530-0470 - +571 530-1270 | Bogotá.

La Clínica del Country cuenta con cómodas habitaciones de hospitalización tipo suite presidencial, suite y habitación sencilla, en ambos edificios, las cuales han sido remodeladas para su comodidad facilitando su atención durante el tratamiento. Cuentan con amplios espacios que permiten recibir acompañante nocturno, conexión a wi-fi disponible, servicio de televisión por cable, con salas de espera amplias, servicio de conexión para cargar equipos electrónicos, áreas cómodas para trabajar y servicio de cafetería ambulante.

Nuestro servicio está enfocado en la seguridad del paciente; por esta razón ofrecemos atención con un médico presencial disponible las 24 horas, general y de las especialidades básicas, pediatría, cirugía general, medicina interna y ginecología, cuidado personalizado por su médico tratante y un equipo de enfermería con calidad humana dirigida a atender sus necesidades personales.

Se cuenta con áreas de hospitalización especializadas, como maternidad que dependiendo de la situación de cada materna, una vez es admitida en la Clínica del Country, la paciente podrá ser hospitalizada en la habitación, en la Unidad de Cuidado Obstétrico (UCO) o en habitación tipo TPR (Trabajo de Parto y Recuperación). La atención de las maternas se complementa con las habitaciones tipo TPR, reciben este nombre porque ofrecen la posibilidad de realizar el trabajo de parto, el parto y la recuperación en el mismo recinto en compañía de su núcleo familiar cercano.

Se cuenta para la atención de emergencias en piso, con equipos de respuesta rápida multidisciplinaria que trabajan de manera articulada con nuestro personal de enfermería. Para los pacientes con enfermedades críticas, existe el grupo de manejo de dolor y cuidado paliativo quienes brindan apoyo médico y emocional al paciente, con el fin de facilitar el manejo sintomático de su enfermedad.

Áreas de aislamiento para manejo de pacientes oncológicos e inmunosuprimidos.

Dirección: Carrera 16 No. 82-57 Teléfono: 5301270 Horario: 24 horas

Recomendaciones para tener en cuenta y recurrir al servicio de urgencias para valoración y definir si se requiere hospitalización en pacientes con la patología ya establecida o con nuevos síntomas:

  • DIABETES

      La diabetes es una enfermedad en la que el organismo no produce insulina o no la utiliza adecuadamente. Cuando la insulina es insuficiente o ineficaz como ocurre en la diabetes mellitus, el azúcar tiende a acumularse en la sangre lo que da lugar a síntomas y complicaciones propias de la enfermedad.

      Síntomas

      • Aumento del volumen de la orina
      • Sed excesiva
      • Apetito exagerado
      • Pérdida de peso
      • Disminución de la masa muscular y sensación de cansancio.

      Cuidados en casa

      • Automonitoreo: Es la vigilancia periódica de sus niveles de glicemia para evaluar la respuesta al tratamiento integral. Los niveles adecuados son los que le informe su médico tratante.
      • Dieta: En conjunto con su médico y la nutricionista se debe crear un plan nutricional acorde a sus necesidades.
      • El ejercicio frecuente es importante para las personas diabéticas, ya que ayuda a controlar la glicemia, a perder peso y controlar la hipertensión arterial.
      • Algunas Medicamentos: Existen diversos tipos de medicamentos para controlar la diabetes que incluyen diversos tipos de insulina y de medicamentos orales. Su médico es quien define cual es la mejor opción de manejo

      Consideraciones acerca del ejercicio son:

      • Siempre verifique con su médico antes de empezar un nuevo programa de ejercicios. Use el calzado correcto.
      • Escoja una actividad física agradable que sea apropiada para su actual nivel de estado físico. Haga ejercicio todos los días.
      • Lleve una tarjeta de identificación de diabéticos y un teléfono celular para usarlo en caso de emergencia
      • Beba líquidos adicionales que no contengan azúcar antes, durante y después del ejercicio.
      • Los cambios en la intensidad y duración del ejercicio pueden exigir modificaciones en la dieta o en los medicamentos para evitar que los niveles de glucemia bajen o suban demasiado.

      Cuidado de los pies, las personas con diabetes pueden tener daños a nivel de los vasos sanguíneos, nervios y disminución en la capacidad del cuerpo para combatir infecciones. Revise y cuide sus pies todos los días con el fin de prevenir lesiones allí.

      • Revise los pies todos los días. Inspeccione el empeine, los lados, la planta del pie, los talones y entre los dedos.
      • Lávese los pies todos los días con agua tibia y jabón suave. Pruebe la temperatura del agua con los dedos de las manos o los codos antes de sumergir los pies en agua caliente o tibia.
      • Seque suavemente y por completo los pies, en particular entre los dedos, ya que se pueden desarrollar infecciones en las áreas húmedas.
      • Después de bañarse los pies, suavice la piel seca con loción, vaselina o aceite. No aplique loción entre los dedos.
      • Corte las uñas en forma recta, ya que las uñas curvas son más propensas a encarnarse.
      • Evite sentarse con las piernas cruzadas o pararse en una misma posición durante tiempo prolongado.
      • Deje de fumar debido a que esto disminuye el flujo sanguíneo a los pies.
      • Use zapatos cómodos. Cambie o quítese temporalmente los zapatos después de 5 horas de usarlos durante un día
      • Coméntele al médico la aparición de cualquier lesión en la piel o uñas.

      Otros cuidados

      • Se recomienda consultar por lo menos una vez al año al Oftalmólogo.
      • Consultar al Odontólogo al menos una vez al año.
      • Se recomienda un cumplimiento estricto de sus controles médicos.
  • INFECCIÓN URINARIA

      Es una infección en cualquier parte del sistema urinario. Cuando microorganismos, generalmente bacterias del intestino, ingresan a la uretra y proliferan al resto del sistema urinario. Dependiendo de las condiciones propias de la persona, esto puede llevar a una infección.

      ¿Cuáles son las condiciones predisponentes?

      • Embarazo.
      • Trauma local de la vía urinaria inferior.
      • Anormalidades del tracto urinario (Hipertrofia prostática, Prolapso genital, etc.)
      • Presencia de catéteres o sondas.
      • Cálculos urinarios.
      • Disminución de las defensas (Uso de corticoides, Cáncer, Diabetes)
      • Estreñimiento.

      ¿Cuándo sospechar una infección urinaria?

      • Ardor al orinar, difícil o dolorosa e incompleta expulsión de la orina.
      • Orina escasa y frecuente.
      • Deseos incontrolables de orinar.
      • Fiebre.
      • Dolor en la parte baja del abdomen o en la región lumbar.
      • Nauseas y/o vomito.

      ¿Qué debo hacer ante la sospecha de una infección?

      Se recomienda consultar lo más pronto posible a un médico. Si usted presenta alguno de los siguientes signos de alarma, se recomienda consultar a urgencias:

      • Fiebre mayor de 38.3°C o escalofríos.
      • Sangre en la orina.
      • Alteración del estado mental.
      • Disminución del volumen urinario.
      • Incapacidad para levantarse de la cama o debilidad marcada.

      ¿Cuándo debo volver a consultar?

      • Si hay persistencia de los síntomas 3 días después de iniciado el tratamiento antibiótico.
      • Ante cualquier signo de alarma.

      ¿Qué cuidados debo tener en casa?

      • Aumentar el consumo de líquidos.
      • Evitar automedicarse.
      • Lavarse las manos con frecuencia.
      • Seguir las recomendaciones del médico, recuerde que de usted también depende la recuperación.
  • NEUMONÍA

      La neumonía, también llamada bronconeumonía, es una seria inflamación del pulmón de origen generalmente infeccioso.

      ¿A qué se debe la neumonía?

      • La neumonía puede estar originada por múltiples causas, principalmente de origen infeccioso las cuales pueden ser por bacterias, virus y micro bacterias. En pacientes con alteración en su sistema de defensas, se pueden presentar infecciones por hongos.

      ¿Cuándo sospechar una neumonía?

      • Fiebre mayor de 38.3°C.
      • Dificultad para respirar.
      • Dolor en el pecho al tomar aire.
      • Tos con o sin expectoración.
      • Tos con o sin expectoración.

      Si adicionalmente presenta algunos de los siguientes signos de alarma, debe consultar al servicio de urgencias:

      • Somnolencia o debilidad excesiva.
      • Coloración violácea en lengua o dedos.
      • Disminución de la cantidad de orina.
      • Palpitaciones.

      Recomendaciones generales:

      • Nunca se automedique. Solo su médico sabe cuál es el tratamiento adecuado.
      • El antibiótico formulado debe tomarlo con la frecuencia y el tiempo que su médico le indico.
      • Durante los primeros 3 días de la enfermedad es recomendable utilizar tapabocas y lavarse frecuentemente las manos.
      • Cuando los síntomas persistan, más de 3 días, después de iniciado el tratamiento, debe volver a consultar con su médico.
  • ENFERMEDAD TROMBOEMBÓLICA

      Es la formación de coágulos en el interior de las venas profundas que obstruye el flujo de la sangre y pueden desprenderse y llegar al plumón produciendo la embolia pulmonar.

      La trombosis venosa profunda (TVP) y el embolismo pulmonar son dos maneras en que se presenta esta enfermedad denominada tromboembolismo venoso.

      La trombosis venosa profunda afecta frecuentemente las piernas y produce dolor, enrojecimiento de la piel, hinchazón y algunas veces dificultad para caminar.

      La trombosis venosa profunda afecta frecuentemente las piernas y produce dolor, enrojecimiento de la piel, hinchazón y algunas veces dificultad para caminar.

      ¿Durante una hospitalización se puede presentar esta enfermedad?

      Sí, un estudio realizado en varios países del mundo que incluyó a Colombia, demostró que 49 personas de 100 que se encontraban hospitalizadas tenían riesgo de tromboembolismo venoso.

      Dentro de los factores de riesgo relacionados con la trombosis venosa encuentran los siguientes:

      • Tener más de 60 años.
      • Haber tenido trombosis venosa.
      • Tener cáncer.
      • Estar en tratamiento para el cáncer.
      • Haberse realizado un cirugía poco tiempo antes.
      • Tener sobrepeso.
      • Haber estado en cama muchas horas al día.
      • Estar tomando anticonceptivos.
      • Estar tomando hormonas.
      • Estar embarazada.
      • Haber tenido embarazo en el último mes.
      • Tener problemas de coagulación.
      • Tener várices en las piernas.
      • Haber viajado en carro o en avión en el último mes por más de seis horas continuas.

      ¿Se puede evitar que esta enfermedad se presente?

      Si se puede. Es muy importante mantener el peso adecuado, no usar ropa apretada, tomar el máximo de agua posible y realizar caminatas que le permita su médico. En caso de estar hospitalizado su médico implementará las medidas preventivas que apliquen.